Esto es lo que senti en el Were

Nota de Yiyo Basbus comentando lo ivido durante el torneo homenaje a David Werenitzki “Were9” 2008

Noche en el Lawn.

Entrega de premios en el quincho de rugby (si me preguntan…prefiero el quincho de antes!).

Palabras recordando y haciendo quedar “mal” a Were rememorando anécdotas y vivencias de sus seres queridos.

Lagrimas cayendo o por caer de los ojos de todos los que estamos ahí, riéndonos y pensando en David.

Una noche calurosa e ideal en el Lawn, que es “mi” lugar, “mi” club, “el patio de atrás de mi casa” donde conocí mis hermanos, mis amigos, entrenadores que antes eran grandes y hoy, al parecer, se acortaron las edades y podemos compartir vivencias y recuerdos con unas copas de por medio que amenizan la charla.

Soy entrenador de la M-16 que es una manera de devolver al rugby todo lo que me dió. Casualmente uno de mis jugadores es hijo de un entrenador mío de cuando yo tenía 16 años. El me entrenó a mí, yo entreno a su hijo….¿Será acaso una cadena de agradecimientos en la que estamos sumergidos todos los que amamos este deporte?

Me acerco a mis amigos, a mi gente, a desconocidos de otras provincias y siempre es el amor al rugby la conversación que brota de nuestras bocas.

Pero hay algo que me tiene “loco”, que me hace estar en otro lugar y juega con mi ansiedad queriendo que pase el tiempo.

¿Qué mierda es esta sensación? Me abstraigo un rato y salgo del quincho asi mi cabeza se aclare (insisto, me gustaba más el quincho que tenía techo de paja).

En un pantallazo lo veo a Chupete Ulman (que comparte el vaso conmigo)  y me doy cuenta.: Quiero que sean las 10 de la mañana ya!!! Empieza la cuenta regresiva porque se viene el partido de la M-15 con O.L (ni piensen que voy a escribir ese nombre).

Mientras me acerco de nuevo al quincho, recuerdo un octogonal que jugué con mi división en O.L cuando tenía 16 años (nos entrenaba Chupete y Yogui).

Antes de entrar a jugar la final del octogonal contra Tarcos, Chupete se acerca y nos dice: Si pierden los mato a todos!

Casualmente es Chupete nuevamente el entrenador que está por jugar la final de un campeonato interprovincial y aprovecho para preguntarle:

¿Qué les dijiste a los chicos para la final de mañana?

Me contesta: Si pierden los mato a todos!

Luego de esa respuesta me quedo un poco más tranquilo, sabiendo que el tipo mantiene sus ideales 16 años después y además recuerdo que luego de esa promesa entramos con mis compañeros y ganamos esa final.

Termina la noche a altas horas de la madrugada y me voy a dormir.

Doy unas vueltas en la cama y estoy nervioso como si fuese un nene que va a jugar el partido de su vida al día siguiente.

Pongo el despertador y me prometo que a las 10 sí o sí estaré en el club para ver a los chicos de la M-15.

Empiezo a repasar el equipo con el que pueden entrar los chicos de la M-15 y digo:

Los forwards están bien, tenemos buena primera línea que va para adelante, el line es una garantía, la tercera línea una maquinita aceitada que va al frente con el medio scrum que es un “atrevido”, los tres cuartos son un relojito con tipos que tienen “magia” y hacen que gracias a Dios volvamos a ver buen rugby en las divisiones juveniles.

Me levanto a horario. Llego al partido y veo a La Vaca Caldera (nunca puedo decir ese apodo sin decir después el apellido), Pancuca y Juanjo y decido acercarme.

Al parecer, no soy el único que estaba nervioso y si llegamos a perder, nos prometemos cortarnos las bolas ahí nomás, al costado de la cancha.

Pero eso no va a pasar!!!. Empieza el show, la magia, la garra, el corazón.

Lo veo a Were con la camiseta número 9 correteando por la cancha y dando indicaciones a los chicos:

Agu, ponéte más atrás!

Viejo, entrá en velocidad!

Santi, atacá los espacios!

En las puntas hay que definir!…y los chicos parece que lo escuchan y se dejan guiar.

El partido está terminando, pero falta una jugada…una sola jugada que la idea Were.

Penal para el Lawn.

Agarra Were la pelota y empieza a poner cara de malvado porque está por hacer el último daño… Lo manda a Esponja que está entrando lanzado asi le perfore el pecho al que se le ponga al frente.

Esponja va, va y va…y con él vamos todos.

Los que estamos, los que ya no están, los que se sacrificaron por llevar al club al lugar que está… y al mando de todo esta jugada va él, cagándose de risa y viendo como quedan sin chances de ganar el campeonato…”Su” campeonato, el campeonato de todos…

Were Campeón del 3º Campeonato “David Wewrenitzky”.

  FIN

P.D: Agradezco a la M-15 por hacerme vivir momentos inolvidables que ya estaban un poco olvidadas en mi memoria y mis felicitaciones al Pelado Lique y a Chupete Ulman

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *