Esos “locos” del parque Aguirre

Hace casi cincuenta años, según cuentan que en las cercanías del parque Aguirre (donde hoy es la esquina de Olaechea, entre Mitre y Mendoza), que un grupo de “locos” corrían con una pelota ovalada en un improvisado campo de juego de grandes dimensiones.

historia

 
“En el parque Aguirre, allá en finales de los sesenta había muchísimo espacio y árboles todavía pequeños, no como la gran arboleda que hay ahora….” me sabía contar el fallecido Carlos Mema.
“Habían hecho los muchachos, unas haches improvisadas. En una canchita de fútbol, había puesto unas cañas que cortaron, creo que en el fondo de la casa de los Luna, y la ataron a los postes del arco de fútbol. Era un verdadera hache ya….” seguía con su relato y con mucha nostalgia.
En 1968 quedó formalizado el equipo de rugby del Santiago Lawn Tennis Club. Muchos jugadores ya había aprendido en su época de estudiantes en Buenos Aires, Córdoba y algunos en Tucumán.
De ese vehemente y entusiasta grupo llegaron otras generaciones de jugadores, que se iban sumando a este deporte que ya había crecido mucho a nivel nacional pero que en Santiago del Este aún estaba dando sus primeros pasos.
“Hay fotos del primer equipo donde aparecen todos los jugadores, salen con una camiseta que en esa época les prestó la Liga Santiagueña de Fútbol porque no llegaba la primera camiseta del club todavía, así que tuvieron que jugar contra Lince de Tucumán con una camiseta de fútbol. Ese fue el primer partido en la cancha del Club Atlético Mitre, ahí arranca el primer equipo de Santiago con esa anécdota, el partido terminó 33 a 0”, contaba un ex presidente.
Después vinieron los logros a nivel regional y lo títulos como el campeonatos de la Unión Santiagueña de Rugby, y en la Unión de Rugby de Tucumán: el primer Campeonato el equipo ” La Bordadora” Gana el Campeonato Anual, invicto , con un Cuadrangular Final de Segunda División, En 1969 Gana el Campeonato de la URT , Clausura de Primera División.
Los Mema, los Luna, los Montenegro, los Díaz Yolde, los Chazarreta, los Bellido, los Arce, los Agüero (por nombrar a algunos) y es larga la lista de los primeros “locos” que dieron rienda suelta a su “locura” en esa cancha de tierra.
Esa locura de correr en la tierra con la pelota ovalada en la mano aún se siente cerca del parque Aguirre donde los árboles son añejos ya y casi no hay espacio por la modernidad propia de una ciudad grande.
Según cuentan, aún se siente en el silencio de la siesta el grito de esos “locos” que engrandecieron el rugby. A tal punto que nunca se iban a imaginar que hoy por hoy, el mundo entero puso los ojos, después de 48 años, en el rugby del Santiago Lawn Tennis Club.

 

Claudio Soria, periodista del Nuevo Diario

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *